CASTELLÓN SOCAVÓN

 

 

«Castelló está ple de forats», le dice una señora a otra dentro de un autobús. «Es una vergüenza, son todos unos ladrones», le contesta otra abanicándose. Y con razón, pues el golpetazo que ha dado la amortiguación del vehículo ha sido tan fuerte que, por poco, las cambia de asiento.

Es una realidad, la Carretera Nacional 340 está destrozada. La Partida del Caminàs es impracticable. Hasta los accesos y las rondas de la ciudad, por no hablar del centro, hay socavones terribles, capaces de provocar accidentes no menos mortales que la de una grave colisión frontal de tráfico.

La policía realiza decenas de atestados al mes, están hartos. Y con razón. Todo el mundo sabe del deplorable estado de todas las vías. Pero, ¿por qué se permite tal salvajada? ¿Quizá porque el ayuntamiento está en quiebra? No, la respuesta es más temible y oscura. ¡Claramente es una vendetta! Una estrategia política, vil y rastrera. Son sabedores que están fuera, que van a perder las próximas elecciones y están creando una “patata caliente” para endeudar lo máximo posible al Partido Popular. Lo que sea, incluidas indemnizaciones, con la única intención de jugar la carta del despilfarro, pues sólo saben hacer eso, como se ha demostrado tanto a nivel municipal, autonómico y nacional; sobre política internacional, mejor ni hablamos ya del PSOE.

Amparo Marco va a tener que darla la vara de mando a Begoña Carrasco. Y nosotros, ProNostrum, ayudaremos en ese trámite. No caerá en saco roto la confianza de nuestros votantes. Dado que VOX ha perdido la brújula y se codean con los socialistas en Castellón, incluso dando la apariencia de ideología centrista, seremos nosotros los que abanderemos la política de derechas en la ciudad, porque sabemos quiénes somos y tenemos nuestra identidad clara. ¿Por qué no un voto valencianista de mano dura como la hubo cuando las cosas iban bien?

La solución no es perder la fe en los políticos, sino castigar duramente a los partidos que toman el pelo a sus votantes. El peor escarmiento que puede recibir un político es quitarle su trono con tu voto y mandarlo al carrer. Siempre hay y habrá gente con ganas de trabajar y, ProNostrum, somos un nuevo amanecer, a la derecha. Sin complejos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta