CASTELLÓN, CIUDAD PINTADA POR REIVINDICACIÓN

A nadie le sorprende a estas alturas, ver las numerosas pintadas por sus calles, muros, parques y ahora subiendo la intensidad en las reivindicaciones, lo hacen en edificios históricos y tal vez reñidos con la ideología de quienes consideran que el único razonamiento que tiene para imponer su motivación es causar daños irreparables o de un coste elevado.

Ante cualquier tipo de reivindicación, nuestra ciudad sufre la debastacion, la degradación y el vandalismo, somos foco del rancio y radical movimiento ideológico de la extrema izquierda y del mas puro catalanismo, y todo ello alimentado por las formaciones política de nuestra ciudad que ven con entusiasmo como sus “cachorros” campan a sus anchas con total impunidad.

En esta ocasión le ha tocado la agresión a la Concatedral de Santa Maria de la ciudad, apareciendo su muro con pintadas anti fascistas, ocasionando graves daños estructurales que desde luego quienes lo han realizado no pagaran íntegramente de su bolsillo, sino que lo harán la totalidad de los vecinos de la ciudad, estén o no de acuerdo con las pintadas.

Desde luego hay que ser del genero tonto llevar a cabo estas acciones a sabiendas de varias cosas: El coste de las reparaciones lo pagan indirectamente los mismos autores; el coste debe de salir del dinero publico y ello puede llevar a tener que disminuir el gasto en otras necesidades, que tal vez les sean de ayuda a estos energúmenos sociales, así que en definitiva como bien dice el dicho popular “la linde se acaba, pero el tonto sigue”.

Tal vez desde la Administración Publica, caso del consistorio municipal e incluso de la Delegación de Gobierno, deberían de tener el ojo del embudo de las concesiones mucho mas estrecho, vamos casi sin luz, en especial para este tipo de manifestaciones, que desde luego se sabe como empiezan y como se terminan, y no hay que ser muy espabilado, la reiteración de hechos y sucesos en el tiempo dan la razón y se conoce a la perfección el tipo de reivindicaciones que estos energúmenos sociales vienen realizando.

Desde Pronostrum no entendemos la pasividad y la tolerancia que desde la administraciones publicas se viene concediendo a este tipo de sujetos subversivos que una tras otra llevan a cabo en nuestra ciudad, no debemos de firmar un cheque en blanco ante la intolerancia de estas reivindicaciones que pierden todo su razonamiento lógico ante estas agresiones al patrimonio cultural de la ciudad. No se deben de consentir mas atropellos a la sin razón de estos actos vandalices que fundamentalmente causan alteraciones en la convivencia y civismo entre los vecinos, basta ya de tragar y comulgar con ruedas de molino con el mundo radical de la extrema izquierda y de los catalanistas mas rancios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta